El cuerpo como vía de expresión y liberación de estados, de ideas y emociones es el hilo con el que me gusta tejer y crear. 

Amante también de las palabras me licencié en Filología Hispánica, y también cuando escribo, mi cuerpo habla.

ARTES ESCENICAS

En 1998 fui invitada a formar parte del equipo de la Asociación Cultural La Petite Pierre en el Sur de Francia, espacio cultural en medio rural para la creación y difusión de espectáculos.  Allí gestamos las compañías Kiroul (teatro) y Vendaval (danza-teatro). La mejor Universidad de Artes Escénicas para sala y calle y gestión cultural que podía haber tenido. Trabajé también como bailarina, intérprete y creadora con la compañía de danza para la calle, Tango Sumo. 

Este capítulo duró 10 años y la Carmen, con una buena maleta de recursos y bilingüe se volvió a Granada. 

Sin escenario

En plena crisis y en Granada, la idea de seguir aquella aventura artística se evaporó pronto. Los primeros años me distancié de la escena, de la danza y de la creación, el tiempo suficiente para saber cuán esencial es para mí crear y compartir. Así, con otros ritmos y a otro modo, fuera del mercado del espectáculo, inicié un camino en el que ando ahora, creando a mi ritmo, reconociendo mi propio lenguaje, después de tantos años de colectivos. Hoy puedo decir que el "sin escenario" es mi escenario. 

Nido Producciones

Retomé también mi camino como realizadora con  Nido Producciones. Un proyecto que nació del encuentro con Dani Cobarrubias, en 2004, de las ganas de ambos de indagar en lenguajes y narrativas diferentes y de contar historias.  Actualmente implicada en proyectos de videodanza con dos obras que recorren festivales a nivel internacional, siendo uno de esos "no escenarios" la pantalla. 

ARTES SANAS

 

En el verano del 97 hice un curso de Técnica Alexander que viví como una revelación, a tal punto que estuve en el dilema de seguir la invitación a Francia camino hacia los escenarios o estudiar la Técnica. La vida fue amable conmigo y me tenía preparada a unos kilómetros de la Petite Pierre a Cherryl Gardinier, excelente profesora de la Técnica con la que pude saciar esa llamada y empezar a saborear lo que es un cuerpo en equilibrio, tomar conciencia y cambiar hábitos, quitar bloqueos y sobre todo saber que yo elijo. 

Diez años después, cuando volví a Granada, tomé la vía de conocer las Artes del Movimiento que sanan. Había podido comprobar la ausencia del movimiento creativo y creador como un desequilibrio de salud. Y en esa pausa cursé los estudios de profesora de Qi Gong y terapeuta de Shiatsu en Granada, con Miguel de la Vega (2009 al 2013). La visión integral de la Medicina Tradicional China, entender al Ser Humano dentro de la Totalidad, sentir la Naturaleza tan cerca de mi cuerpo, me llenó de Sentido Y no he dejado desde entonces de seguir estudiando y formándome. profundizando en Shiatsu y Qi Gong y atraída por otras Artes que me llevaban hacia el mismo sentir: Así en  este infinito viaje adentro he abierto puertas con las prácticas de Aikido, Danza Butoh, Feldenkrais, Técnicas de meditación, Cuerpo Sonoro, Katsugen, Ejercicios de Bioenergética...

En los cuatro últimos años me han marcado las formaciones de Danza Butoh con Roxana Barras, Dara Siligato, Jonathan Martineau y Ana Delgado; la Rueda Medicina y Constelaciones familiares de la mano de Irene Janssen, Biodanza para la mujer, escritura y el pensamiento femenino con Nesa Vira. Y el Zhineng Qi Gong, con Antonio Rabaneda y QingChuan Zhen. 

ARTES-SANAS EN MOVIMIENTO

En 2012 con ganas de compartir mi interés por las distintas formas de acercarse a la expresión y escucha del Ser desde el cuerpo creé un espacio; una matriz que acoge mis proyectos personales y los de otros profesionales. Es mi espacio de trabajo y mi laboratorio. 

Siempre en proceso, en este camino de conciencia, que ya no puede cesar, en el que soy feliz sintiendo mi cuerpo como vía para saborear lo que Soy. 

 

...y siempre es un inicio.